Rodolfo Hernández no se retracta de llamar “barrigón” a un bombero

El exalcalde de Bucaramanga y precandidato presidencial, Rodolfo Hernández, anunció que no conciliará con el teniente de Bomberos, Édgar Ochoa, quien le está exigiendo $327 millones como compensación por las agresiones verbales que sufrió, quien lo calificó de “barrigón y gordo”.


Playamar Stereo, Rodolfo Hernández

Según el exmandatario local, en ningún momento faltó a la verdad y por lo tanto no concederá ninguna conciliación con el funcionario del cuerpo de Bomberos.

“Entre más me ataquen más popularidad tengo, o es que el bombero de 130 kilos de peso se puede subir a una escalera a 30 metros de altura. Lo que hay que hacer, en vez de estar contestando a eso, lo que toca es cambiar el manual de funciones. El manual de exigencia que tiene que tener una relación masa corporal por debajo de 27, para que correspondan y puedan prestar servicio a la ciudadanía, pero mandan a una persona que no es bombero, es un enfermo y no lo digo con el ánimo de ofenderlo, lo digo es con el ánimo de que se ponga a comer menos, a hacer ejercicio para poder justificar el salario allá, porque él no puede moverse, esa es la verdad”, indicó Hernández Suárez.


Persecución política


Del mismo modo, Rodolfo Hernández cuestionó que solo dos años después, el teniente de Bomberos se hubiera sentido ofendido por sus comentarios cuando fungió como Alcalde de Bucaramanga, justo cuando él se alista para su campaña presidencial.

“Sería una sinvergüencería que la justicia y los entes de control le pararan bolas a eso. Eso quiere decir que me están atacando hasta con eso porque me tiene miedo electoral y como me tienen miedo me tienen que atajar hasta con una pendejada de esas. Lástima el tiempo y el costo que pagamos los colombianos para que la justicia y los organismos de control atiendan un caso de esos”, agregó Rodolfo Hernández.

Ante el anuncio de otras demandas por parte de más funcionarios del Cuerpo de Bomberos de Bucaramanga, Hernández Suárez señaló que no les tiene miedo.

“Tengo 200 procesos abiertos, con este sería el 201. Eso lo ponen la politiquería para atacarme, para arrodillarme y conmigo tacan burro. A mí no me han cobrado nada. Ahora qué voy a conciliar, por decir la verdad”, acotó.