Leidy Cadena, un caso de ataque a los ojos durante Paro Nacional en Bogotá

La joven estudiante denunció haber sido atacada por agentes del Esmad durante las movilizaciones del pasado miércoles. Dijo que, a pesar de que demostró que no era una amenaza, fue atacada intencionalmente. Ahora está siendo operada, aunque el parte médico no es alentador.



Leidy Natalia Cadena Torres es estudiante de último semestre de Ciencias Políticas. Reconocida entre sus amigos por su sonrisa, ojos achinados y una posición crítica frente al Gobierno, decidió salir a manifestarse en la jornada del Paro Nacional del pasado 28 de abril. Pero esta jornada le cambió la vida: en la protesta recibió un impacto en su ojo derecho.


La mujer, de 22 años, salió temprano con su novio. En bicicleta se dirigió hacia el centro de la ciudad, en donde llegarían varias movilizaciones. Horas antes, Leidy había publicado en sus redes sociales una reflexión sobre la importancia de los jóvenes en el cambio de la sociedad y una invitación a quienes pudieran salir a manifestarse. Concluyó con un consejo: “tengan mucho cuidado”.


Según Leidy, a las 5:00 de la tarde se encontraba con su pareja y otros amigos, y al ver que la situación se estaba tornando violenta, decidieron irse. Caminaron rumbo a un parqueadero junto a la Universidad Central, en donde tenían guardadas sus bicicletas.


En el camino, en inmediaciones a Museo Nacional y al restaurante Archies, se encontraron rodeados de gases lacrimógenos, por lo que decidieron refugiarse junto a un edificio y detrás de un grupo de agentes del Esmad, porque creyeron que allí sería más seguro.


En el lugar, según la joven, esperaron a que las cosas se calmaran. No obstante, relata que los agentes les ordenaron salir de allí, a lo que ellos respondieron que no sabían por dónde y levantaron sus manos, demostrando que no representaban peligro. A pesar de eso, ella sintió de un momento a otro su rostro caliente y tras llevarse su mano al rostro se percató de que sangraba.


Asustada y en estado de shock empezó a pedir auxilio y mientras sangraba, caminó con sus acompañantes buscando ayuda. En el trayecto se toparon con un grupo de policías motorizados y uno de ellos la llevó a un CAI cercano, en donde esperaba recibir algún tipo de atención.


No obstante, Leidy manifestó que en el lugar no recibió ayuda, ya que quienes se encontraban allí, argumentaron que, debido a las marchas, al lugar no llegaría ninguna ambulancia. Ante esto, la joven no tuvo más remedio que salir del lugar y con la mano protegiendo su herida, se dirigió hacia la calle 26, en donde sus acompañantes localizaron una ambulancia y pidieron auxilio.

224 vistas0 comentarios